sábado, 6 de septiembre de 2014

Cybersiones - Santiago García Albás

Ya he comentado en diversas ocasiones en este blog que tengo lagunas importantes en lo referente a la literatura de género española. Poco a poco voy solucionando el tema, sobre todo a nivel de narrativa breve, pero continúo estando más pendiente del mercado anglosajón.
Uno de los autores que últimamente ha llamado mi atención es Santiago García Albás, debido sobre todo a los comentarios publicados de su obra en diversos blogs a los que leo periódicamente (véase rincón inferior derecho) y a los comentarios de los verdhugos en el último episodio de su podcast.

 Cybersiones está formada por un conjunto de 4 relatos de unas 80 páginas cada uno que la editorial Sportula ha ido publicando con bastante regularidad. La fortuna me sonrió en un sorteo del blog Sense of Wonder y conseguí el primero de ellos, El rey Lansquenete. Antes de finalizar su lectura ya me había apropiado del segundo y el tercero, un poco a regañadientes, lo admito, porque considero que el precio es elevado (casi 3 euros por 80 páginas es demasiado, independientemente de la calidad de la obra), pero el autor había picado, y mucho, mi curiosidad. El cuarto cayó casi por inercia cuando lo publicaron.

El punto común de los relatos que configuran Cybersiones es la alteración de la percepción mediante la tecnología, basada en la realidad virtual, con un planteamiento muy original y diferente en cada relato. Cada historia es independiente, y, en un principio, situada en un universo diferente. Me ha gustado mucho el estilo del autor, con recursos narrativos diferentes en cada relato, con mucho humor negro y muy mala leche, sin maquillar expresiones, directo y crudo en muchos casos. 
La narración te engancha, te atrapa, cuesta mucho dejarlo. Los he leído los cuatro casi de un tirón. Me han encantado, cada uno a su manera, aunque le critico al autor los finales, sobretodo de los últimos tres relatos; me han parecido un poco precipitados, echo en falta alguna explicación más (me ha gustado más el trayecto que el destino). 
Sabiendo cómo terminan, creo que una relectura será muy interesante. 

Paso ahora a comentar cada uno de los relatos resumiendo muy escuetamente el argumento para no arruinar la lectura.


En el primer relato, El rey Lansquenete , los receptores de la tecnología que altera la percepción son los reos de ciertos delitos, que están sometidos a la Distropía: una alteración de su realidad que es utilizada para vigilar sus movimientos y para evitar la reincidencia. 
El protagonista ha sido condenado por intentar asesinar a su vecino, que previamente había matado a sus dos hijos en un accidente. Aunque la primera vez haya fallado, no va a cejar en su empeño , aunque será difícil si no se puede fiar de nada de lo que ve, oye o percibe. Un relato muy obsesivo, con un final controvertido, pero que a mi me ha convencido totalmente.



En  Delirios de grandeza, el segundo relato, el uso de la tecnología es más generalizado. 
En una situación de posguerra, penurias económicas y contaminación toda la población recibe sus percepciones a través de un “filtro” que básicamente tiene la función de maquillar la realidad. No todos los filtros son iguales, existen hasta 18 niveles dependiendo de tu papel y estatus en la sociedad. Cada nivel incrementa la sensación de lujo y comodidad. 
El protagonista es un vendedor sin escrúpulos de paquetes extra para el filtro, como por ejemplo el imprescindible “desnudo aleatorio”. 
Dividido en dos partes muy diferentes,  es el relato que me ha gustado más, aunque es muy deprimente.



La parte del ángel  es el relato que se sale un poco de la norma.  En este caso la nueva tecnología está basada en los sueños, en los que puedes visitar incontables mundos virtuales creados por los llamados Jinetes del Factor. Un virus está infectando parte de estos sueños, y Tristan, el protagonista, tendrá que explorar la biografía de uno de los creadores de sueños para conseguir eliminarlo mientras visita los escenarios oníricos que el autor ha creado.
Es el que menos me ha gustado de los cuatro, no me ha quedado muy clara la tecnología de creación de sueños ni el concepto del "Factor". Demasiado psicodélico para mi gusto.



El mundo de SIC es el último de los relatos publicados. En una estación de trasbordo espacial miles de operarios cumplen su turno de diversos años apretados en poco espacio y con mucho dinero en el bolsillo. Su afición principal (que sirve para liberar tensiones) es un juego bélico gobernado por una IA , SICAR. En el juego cada jugador interpreta un papel diferente en la recreación de grandes batallas de la historia de la humanidad. El personaje representado en la recreación tendrá mas o menos incidencia y responsabilidad en el juego dependiendo del número de puntos alcanzados en el historial del jugador. Todo empieza cuando un jugador del montón que maneja a un soldado raso es testigo de una escena relevante en la batalla que le proporciona muchos puntos. Muy dinámico y entretenido, por la variedad de situaciones.

La editorial ha anunciado que habrá un recopilatorio de estos magníficos relatos en papel. Estoy seguro que si lo veo en alguna librería me tentará...Si todavía no habéis leído ninguno de los relatos os aconsejo que esperéis a la publicación del conjunto. 
Mientras tanto estaré muy atento a las siguientes obras de Santiago García Albás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario