viernes, 26 de mayo de 2017

Colección Soyuz de Ediciones el Transbordador - 1

Continúo con la dinámica de las últimas semanas y voy a volver a hacer una entrada conjunta para hablar de diversas novelas breves, un formato que se está convirtiendo poco a poco en mi favorito y que parece que cada vez está más presente en la mente de los editores. Hoy toca  la Colección Soyuz, de Ediciones el Transbordador. Esta colección consta, en estos momentos, de 8 novelas breves muy variadas que se pueden adquirir en formato digital por menos de un euro, y incluye algunas pequeñas joyas.


El primer contacto que tuve con la colección no fue demasiado bueno. La primera novela que leí fue El Planeta Muerto, de Magnus Dagon. La sinopsis me recordó a la ciencia ficción más clásica y me atrajo como un imán (es un problema que tenemos los robots...). 
Los tres héroes de una guerra civil galáctica piden como premio gobernar un planeta misterioso denominado El Planeta Muerto. Cuando  las colonias cercanas empiezan a sufrir catástrofes inexplicables el ejército envía un embajador, nuestro protagonista, para hablar con los tres gobernantes y intentar descubrir qué está pasando.
Lamentablemente la lectura no fue satisfactoria, y creo que es debido a que la historia es demasiado ambiciosa para el formato de novela breve. Intenta explicar tantas cosas y tocar tantos temas que la narración se vuelve confusa y atropellada. Hay ideas interesantes, pero no están bien conectadas, y el estilo del autor no me ha convencido. 

En cambio, el estilo de Abel Amutxategi si me ha gustado mucho. La tienda del Señor Li es una novela muy gamberra, de historias cruzadas, de vidas que convergen en un lugar y un momento concretos. La diversidad de los puntos de vista, el humor y el surrealismo de algunos momentos provocan que la lectura sea muy ágil, entretenida y divertida. Creo que la escritura ha tenido que ser difícil, la estructura está muy bien pensada, y tiene mérito cómo todas las piezas encajan al final.
Letradictos (concepto muy interesante) que se convierten en chefs, ancianos que se rebelan contra sus cuidadores, un viejito chino misterioso, un archimandrita ortodoxo con aficiones sangrientas... estos son algunos de los personajes de esta bizarra historia. 
Abel Amutxategi crea una historia muy recomendable, una extraña mezcla, como si el Eduardo Mendoza más gambero escribiera el guión de una película de Dany Boyle. 


La gran mentira, de Joan Antoni Fernández, también tiene un fondo humorístico, pero basado más en el estilo narrativo y el punto de vista cínico y resignado del narrador que no en las situaciones de la historia. 
Nuestro protagonista es un periodista recién salido de la facultad que se encarga de las necrológicas de un diario de provincias. La muerte de uno de los personajes más relevantes de la localidad, un indiano que construyó su fortuna en América de una forma poco clara, es el desencadenante de la historia. Rebuscando entre los papeles del fallecido descubre una carta firmada por Albert Einstein. Oliendo que puede haber una historia interesante, decide viajar a Estados Unidos para seguir la pista de las andanzas del finado. Sus descubrimientos harían la boca agua a los partidarios de las teorías de la conspiración. Aunque tiene algunos detalles que no me han convencido a nivel de resolución de la trama, la historia es entretenida y recomendable.

Termino con el que más me ha gustado. Hablar demasiado de Pedro y la pulsera mágica, de Juan Antonio Fernández Madrigal tiene cierto riego de spoiler, así que voy a intentar evitarlo para que disfrutéis de la historia como la he disfrutado yo. Ya conocía al autor, y su estilo narrativo me gusta mucho. En esta novela consigue dar una voz muy diferente a las dos tramas de la historia. Por un lado la de Pedro, un joven con problemas de relación con la gente que ha ideado un prototipo de pulsera que le permite que una IA controle sus actos para conseguir actuar de forma convencional delante de otras personas. Por otro lado, la de un cruel y sanguinario regente de una ciudad medieval. Los dos puntos de vista se van alternando hasta llegar a una conclusión satisfactoria y sorprendente. 
A estas alturas de la película que me sorprenda la culminación de un relato sin que lo venga venir  lo considero un mérito importante. Sólo por eso ya os recomiendo encarecidamente esta historia.

Me encanta el planteamiento que sigue la editorial para publicar narrativa breve, tanto en esta la colección que he comentado hoy (de la que pronto habrá una segunda entrada si siguen a este ritmo), como de la Colección Diversiones, en la que ofrecen relatos largos de forma gratuita. Los dos relatos que forman parte de la colección son también muy recomendables. Les deseo mucho éxito con estas iniciativas.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Tres novelas breves de Tor.com

La iniciativa editorial de Tor.com de publicar novelas breves de diferentes géneros les está funcionando, como mínimo, a nivel de premios. A sumar al Nébula y  al Hugo ganados por Binti el año pasado, este año Every Heart a Doorway se ha llevado, de momento, el Nébula. El formato permite aceptar historias poco convencionales, originales, y incluso hacer algún experimento. Hoy os presento tres de las que he leído en las últimas semanas.

Gwyneth Jones en Proof of Concept me ha dejado un poco desconcertado. Su historia tiene momentos muy interesantes y originales, pero no acaba de estar bien estructurada y su comprensión no es fácil, creo que por un exceso de uso de tecnicismos y de siglas.
La historia está situada en un futuro post-apocalíptico en el que la mayoría de la superficie de la tierra está muy contaminada. Una de las opciones de la supervivencia de la especie es el viaje a otros planetas. Con el  objetivo de estudiar las posibilidades de un viaje instantáneo a otras partes del universo, se unen en un experimento que implicará su aislamiento en una cueva subterránea durante un año  dos grupos muy diferentes. Por una parte, los científicos encargados de llevar a cabo el experimento, entre los que está la protagonista, Kir, una joven cuyo cerebro sirve de alojamiento de una IA cuántica. Por otra parte, los miembros de un programa televisivo estilo big brother que simula un viaje hacia un exoplaneta habitable. La trama se centra en la relación entre estos dos grupos con las muertes de algunos miembros de la tripulación como misterio de fondo.
La historia es compleja, y cuando crees que ya la tienes dominada, aparecen nuevos detalles en la trama o en el escenario que, a veces, provocan que te vuelvas a perder. A lo mejor esta historia hubiese aceptado mejor un formato más largo. Esta no la recomiendo, creo que hay otras historias mucho más entretenidas para invertir el tiempo de lectura, por ejemplo las dos siguientes. 

¿Os imagináis Los Siete Magníficos dirigida por Tarantino, pero con hipopótamos en vez de caballos? Una cosa parecida encontraréis si leéis River of Teeth, de Sarah Gailey. Bueno, la comparación no es del todo correcta; en los siete magníficos no hay personajes femeninos ni homosexuales. 
Esta ucronía está basada en un hecho verídico, un plan que al final no se llevó a cabo, no sé si afortunadamente o no: la utilización de la zona final del río Mississipi para la cría de hipopótamos con el fin de obtener carne. Aunque la autora se toma ciertas licencias y tira los hechos unos cincuenta años hacia atrás para que todo le encaje mejor.
La primera parte está centrada en la presentación y reclutamiento de los variopintos personajes que van a participar en una misión encomendada por el gobierno federal: eliminar los hipopótamos salvajes (descendientes de hipopótamos que se escaparon de las granjas) que ocupan la zona. La segunda se centra en la misión en sí y la lucha con el villano de la historia, el propietario de los casinos del Mississipi y de la mayoría de las tierras en conflicto.
Me ha interesado especialmente el método de cría de los hipopótamos y cómo llegan a convertirse en fieles monturas fantásticas para este hábitat, así como el hecho que cada variedad de hipopótamo tenga sus propias características y "personalidad". Un western muy entretenido y original, aunque me ha desconcertado que uno de los personajes sea tratado siempre en plural, como si fuera más de una persona, pero no explica en ningún momento porqué.
En septiembre se va a publicar una continuación, Taste of Marrow, de la que voy a estar pendiente.

Murderbot es un robot de vigilancia, con partes orgánicas y partes artificiales, armado hasta los dientes y diseñado para cumplir órdenes y proteger a sus clientes: los miembros de expediciones de exploración y reconocimiento de nuevos planetas. Pero Murderbot ha conseguido hackear el módulo que rige sus conductas y tiene libertad de acción. 
Su principal objetivo es que lo dejen tranquilo y consumir capítulos y capítulos de sus series favoritas, pero precisamente ha ido a caer en una expedición cuyos miembros se preocupan por los sentimientos de los seres mecánicos.
Martha Wells ha creado en All systems red un personaje entrañable, en una historia muy recomendable que mezcla diversión con tensión a partes iguales. He disfrutado muchísimo con los dilemas de Murderbot y sus intentos por no relacionarse con los humanos de la expedición, y el misterio que es la base de la trama de la novela me ha parecido muy interesante (las historias de exploración de nuevos planetas siempre me han gustado). 
El estilo es muy ameno y directo, narrado en forma del diario personal de Murderbot.
Podremos seguir las aventuras del protagonista y conocer más del prometedor universo que ha creado la autora en Artificial condition, la segunda parte de The Murderbot diaries. No me lo voy a perder.

sábado, 20 de mayo de 2017

Contes de Terror - Diversos Autors

Fa 200 anys a la Villa Diodati, a Suïssa, quatre personatges, inspirats per l'ambient sinistre de l'espai on estaven i la situació meteorològica, van acordar escriure un relat de terror. D'aquella experiència en va sorgir, entre altres obres, Frankenstein.

Emulant el que va passar  fa 200 anys, aquesta tardor quatre escriptors catalans van passar la nit en el Palau de Torrebesses, amb l'objectiu d'inspirar-se per escriure un relat de terror. Els fruits d'aquesta experiència es recullen en el llibre Contes de Terror, de l'editorial Apostroph.
La iniciativa  em va semblar molt interessant, i vaig decidir assistir a la xerrada que van fer els escriptors el matí desprès de que passessin la nit en el Palau. Així vaig poder conèixer de primera mà l'escenari dels relats que comentaré avui, fet que ha ajudat a que la lectura sigui més intensa. També vaig poder conèixer a algun dels autors i desvirtualitzar a gent amb la que interacciono habitualment per les xarxes, ja que l'escenari es va aprofitar per organitzar una Ter-Cat. Un diumenge al matí ben aprofitat, vaja.

Comentar relats de terror és complicat, caus fàcilment en el spoiler. Intentaré evitar-ho, per això els comentaris seran breus.
Emili Bayo ens presenta Ones de líquid vermell, un relat protagonitzat per un professor de secundària que, desprès d'una situació traumàtica, lloga una casa en el poble per a recuperar-se. Relax, migdiades, llargs passeigs... fins que una tarda apareix a la casa del davant una adolescent que ha estat expulsada de l'institut, i la seva tranquil·litat desapareixerà. Una història inquietant, en alguns moments pertorbadora, i amb un final sorprenent.

David Marín també presenta en el seu relat un personatge que s'allotja en el Palau fugint de la seva vida habitual i cercant un canvi. En aquest cas el motiu és la investigació sobre el darrer llop caçat a Catalunya, i la història es basa en les relacions del protagonista amb la família que regenta l'hostatgeria del Palau. El Bagul és una història que permet diverses interpretacions, amb un final també sorprenent.

Els protagonistes de La memòria de la sang, d'Empar Fernàndez, són una família que compra el Palau per reformar-lo i adequar-lo com a restaurant. El relat juga amb el fet que, durant la guerra civil, el Palau va ser utilitzat com a hospital militar i hi van morir molts soldats italians. El principal argument d'aquesta angoixant història són els esperits que no descansen, i la memòria que pot tenir la pedra dels escenaris de fets esgarrifosos.

El darrer relat marxa una mica de la tònica general, ja que utilitza elements de ciència ficció, i és el que més m'ha agradat ("la cabra tira al monte", que diuen). Els hostes, de Jordi de Manuel, està situat en un escenari post-apocalíptic i protagonitzat per un pare i una filla que circulen per un territori totalment assolat cercant l'entrada dels refugis subterranis on hi ha els pocs supervivents de la humanitat. Escrit en primera persona i amb un estil molt angoixant basat en frases curtes, explica una història inquietant que recorda inevitablement a La Carretera, de McCarthy

En definitiva, una iniciativa molt interessant, amb un resultat final més que correcte, els relats es llegeixen d'una tirada i amb el cor encongit. Els aficionats al gènere de terror en gaudiran, segur, però el recomano també a lectors no habituats a aquest gènere. Sortir de la zona de comfort literària va bé de tant en tant, i descobrir autors nous també. Espero que l'any vinent aquesta iniciativa es repeteixi.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Dragon teeth - Michael Crichton


Cuando era pequeño mis primos mayores me prestaban libros de su gran colección de libros de  Historias Selección Bruguera. Descubrí así a Twain, Salgari, Stevenson y, sobre todo, a Verne. Muchas horas pasadas hojeando las páginas ilustradas de estos clásicos de la narración de aventuras. En algunos momentos el último libro "encontrado" del finado Michael Crichton, Dragon teeth, me ha trasladado a esas épocas en las que  me sumergía en aventuras y exploraciones de lugares desconocidos y, posiblemente por eso, lo he disfrutado mucho. También ha ayudado que uno de los temas principales de la historia es la paleontología, una rama científica que me apasiona. 
El protagonista principal de la historia es William Johnson, un indolente y orgulloso joven de clase alta, estudiante en Yale, que, por no ceder en una apuesta, acaba participando en una expedición paleontológica en el lejano oeste en la época de las guerras contra los Sioux y  el establecimiento de ciudades pioneras de buscadores de oro, como Deadwood.
Aprovechando una historia real de rivalidad máxima entre dos paleontólogos americanos, Marsh y Cope, y sus expediciones para  descubrir nuevos fósiles en las regiones del oeste, Crichton consiguió crear una novela de aventuras muy entretenida y adictiva, en la que la evolución del personaje tiene un papel predominante en la trama (com0 pasa en muchas de las novelas clásicas de aventuras). Las apariciones de personajes históricos del ejército americano, escritores y mitos del Wild West como Wyatt Earp aderezan la trama. También me ha interesado la parte más científica referente al descubrimiento, extracción y transporte de las muestras de fósiles recolectadas y a las posturas  de los protagonistas respecto las diferentes teorías evolutivas. 
En su contra, una cierta sensación que es más un esquema que una novela, que le faltan retoques, añadir descripciones de lugares, acontecimientos, sentimientos,...Puede que en esta sensación influya saber que es una novela que ha estado escondida durante mucho tiempo y que cuando el escritor estaba vivo decidió no publicar, por el motivo que sea. 

En definitiva, una novela de aventuras con algún toque de ciencia situada en un escenario histórico muy atractivo, el lejano oeste, que he devorado y disfrutado mucho, pero por razones muy personales, por tanto no me atrevo a recomendarla sin reservas. Tengo curiosidad por saber si Crichton continuará siendo un best-seller casi diez años después de su fallecimiento.

viernes, 12 de mayo de 2017

3 novelas cortas de la editorial Cerbero

Comentaba en una entrada anterior que en los últimos tiempos han aparecido diversas editoriales que están revolucionando el panorama editorial del género. La editorial Cerbero es una de ellas. De momento se está especializando en publicar novelas breves de ciencia ficción, longitud que me gusta cada vez más, tanto en formato físico (con una edición muy atractiva) como en formato digital. El precio de los dos tipos de productos es más que correcto.
Las novedades que publican las sacan en grupos de tres. El primer grupo me interesó, pero esperé a ver las reacciones y las críticas para comprar las novelas. El segundo grupo me cautivó desde el momento en que lo vi: por las autoras que publicaban, que son de las que más me interesan dentro del panorama actual, y también por las espectaculares y atractivas portadas de Cecilia G.F
Aunque cada novela tiene entidad y calidad suficiente para merecer una entrada, he preferido mantener el conjunto en que fueron publicadas, y hacer una entrada conjunta.



Los Domori son una tribu de humanos que vive en los bosques y que están en guerra con la sociedad de las abejas. Después de un asalto fallido a su principal colmena, una de sus guerreras es salvada in extremis por un extraño ser que la llevará a una instalación en la que descubrirá sus orígenes y conocerá que es lo que está pasando realmente en nuestro planeta.
Sofía Rhei nos presenta en Domori una visión muy original de uno del los temas clásicos de la ciencia ficción (que no quiero mencionar para evitar spoilers) en una historia que también trata sobre el sentimiento de pertenencia al grupo y la identidad personal, y, aunque de manera más tangencial, sobre uno de los temas que más trata la autora: la comunicación y el lenguaje. Creo que todos los relatos que he leído de Sofía me han gustado, si algún día edito una antología, será de las primeras a las que llamaré.
Aunque la historia se cierra satisfactoriamente, el universo que presenta es tan amplio y interesante que seria una lástima que no lo utilizara para escribir nuevas historias.


Nieves Delgado también presenta un punto de vista original de uno de los temas clásicos de la ciencia ficción, las inteligencias artificiales. En 36 narra la creación, crecimiento y evolución de una IA, diferente respecto a sus otras compañeras porque es la que más interacciona con la humanidad y más curiosidad presenta por lo que le rodea.
La novela tiene un cierto tono frío, aunque creo que está escrita así de forma deliberada. Me han gustado especialmente las diferentes fases del crecimiento y evolución de las IA, y los diferentes recipientes que las contienen en estas etapas hasta que eligen su cuerpo definitivo. 
La autora utiliza estas etapas de maduración y las decisiones que debe tomar la IA para hablar sobre la discriminación de género y racial, y para plantear la cuestión de la identidad.
En el último tercio de la novela el estilo cambia y se narra la historia a través de los mensajes que intercambian los participantes en foros, creo que es un acierto dar este punto de vista a la problemática que se presenta en la historia, y el final me parece redondo.


En la primera parte de CloroFilia Cristina Jurado nos muestra una tierra asolada por un desastre medioambiental: las tormentas de arena asolan la superficie y  los pocos supervivientes se hacinan en las estructuras subterráneas.
La parte principal de la trama transcurre muchos años después en El Claustro, una estructura en forma de cúpula que protege a los últimos supervivientes de la humanidad. Kirmen es un joven diferente a los demás, que ha sido tratado y modificado desde pequeño para convertirse en la última esperanza de la humanidad. Cambiar o morir. A través de flash-backs conoceremos su historia, mientras el se recupera de la última operación.
La historia es cruda, narrada de forma acelerada, con prisas, bastante agobiante, en consonancia con la temática que trata y los problemas que tiene la sociedad que plantea.
La historia deja algún tema en el aire cuya presencia no me acaba de encajar, pero el final me ha parecido sorprendente.


En definitiva, tres lecturas muy diferentes, pero todas muy recomendables, de las que se leen en una sentada. Tres autoras a las que sigo de cerca, y a las que os recomiendo que no perdáis de vista. 
La editorial ya ha publicado la tercera triada de novelas, inaugurando una colección de terror y una de fantasía. Espero que coseche muchos éxitos, estas iniciativas, como lector, se agradecen.

lunes, 8 de mayo de 2017

Fuego - Joe Hill

Este libro me ha demostrado como han cambiado mis hábitos lectores. Hace diez años me hubiese encantado, hubiese disfrutado sus casi ochocientas páginas y seguramente me hubiese quedado con ganas de más. Era fan de los grandes volúmenes y de las sagas interminables. Ahora no; me he habituado a la narrativa breve y a novelas de 400 páginas como mucho, y la lectura de este tocho se me ha hecho laaaaarga (aunque puede que haya influído que lo he leído en inglés). Pero no lo he abandonado, ha sido capaz de tenerme suficientemente enganchado para ir retomando la lectura y no dejar colgada la historia, aunque considero que es un libro muy irregular, y si no llega a tocar el tema post-apocalíptico, una de mis debilidades, no se yo qué hubiese pasado.
Fuego narra una situación post-apocalíptica. En este caso el factor que elimina a gran parte de la humanidad y destruye su estructura social es el fuego, pero un fuego creado por una infección fúngica que provoca que las personas infectadas estallen en llamas en la parte final del proceso infeccioso. 

El planteamiento es original. Medio país está en llamas, y las personas infectadas, con manchas externas muy visibles y llamativas, son perseguidas y confinadas en hospitales o campos de retención. La protagonista es Harper, una enfermera que ayuda voluntariamente en los hospitales hasta que descubre que está infectada, y que también está embarazada. Seguiremos su periplo y sus aventuras mientras intenta sobrevivir a la infección, y al que acaba siendo el principal enemigo del ser humano en situaciones como esta: el propio ser humano. Como buena obra post-apocalíptica lo más importante es cómo cambian las relaciones entre las personas, cómo nos podríamos convertir en seres totalmente diferentes a lo que somos ahora en una condición tan complicada como la que plantea la novela. Aunque hay algún rayo de esperanza, la visión de Hill es totalmente pesimista.  
Me ha gustado mucho la parte en que justifica científicamente la infección y su proceso, cómo se ve afectada por la situación hormonal del paciente, y cómo ciertas situaciones sociales pueden afectar a la fisiología humana. Lo ha relacionado muy bien.

La novela tiene dos grandes inconvenientes. Por un lado la narradora omnipresente. Creo que la historia hubiese mejorado si la hubiésemos visto desde diversos puntos de vista. Tantas páginas siguiendo los pensamientos y acciones de la misma protagonista cansan un poco. El segundo problema es la longitud, como ya he comentado anteriormente. Le sobran fácilmente 200 páginas. La trama es muy irregular, alterna momentos de tensión máxima, con ideas brillantes y escenas sobrecogedoras con escenas aburridas, monótonas y de las que se podría prescindir perfectamente, sobre todo en la parte central de la novela, aunque las últimas cien páginas acaban compensándolo y las he leído con el corazón en vilo.

Otro de los factores que han influido en que haya leído la novela era mi curiosidad por comparar la obra del padre y el hijo. Joe Hill es hijo de Stephen King, cuyas novelas devoré en mi adolescencia, leía todo lo que publicaba, que en esos tiempos era muchísimo (y no todo de calidad). Ahora lo tengo muy abandonado y desconozco su obra más reciente, pero quería ver si encontraba reminiscencias de su estilo en la obra de su hijo. Hay algunos puntos de conexión: los matrimonios fallidos, las referencias musicales, secundarios con mucho peso y muy bien trabajados, la paginitis... pero en el fondo son estilos muy diferentes. Creo que Fuego no resiste la comparación con la obra post-apocalíptica más famosa de King, La Danza de la Muerte (una de mis favoritas), aunque sé que la comparación es injusta. 
En España la va a publicar Nocturna Ediciones, con traducción de Pilar Martínez Tello. No sé como será la edición, pero si que considero un acierto haber cambiado el título original de la historia, The Fireman, por Fuego

En definitiva, una novela excesivamente larga para mi gusto, pero que contiene escenas brillantes y momentos memorables. Lástima que estén entre algunas situaciones de relleno. Si os van las historias que duran mucho, con tensión, emoción y un fuerte peso de las relaciones humanas, esta es vuestra novela. 

viernes, 5 de mayo de 2017

Antrópica - Alberto Moreno

Después de más de tres años y casi 250 entradas publicadas todavía me hace ilusión que un escritor a quien no conozco contacte conmigo ofreciéndome su obra para que pueda leerla y publicarla en el blog. Intento dar voz siempre que puedo a este tipo de ofertas, así que hoy voy a comentar la novela breve Antrópica, de Alberto Moreno Pérez, publicada por El transbordador.

No es una historia convencional, creo que es una apuesta valiente, tanto haberla escrito como haberla publicado, ya que considero que no es apta para todos los públicos. Confía mucho en su capacidad para mantener la atención del lector sin explicar gran cosa de la trama, y eso es arriesgado. 
La novela está estructurada en dos parte muy diferentes. El protagonista de la primera parte es Ego, un ser que nace-surge-aparece en medio de una llanura hecha de un material blanco, el mismo material que lo forma a él, y que siente una pulsión que lo obliga a moverse en busca de un objetivo que desconoce. Sin demasiadas explicaciones acompañaremos a Ego en su viaje mientras descubrimos el misterioso mundo que lo rodea, en una historia descriptiva y intrigante. A mi me enganchó mucho, me dejé llevar y pasé gran parte de la historia intentando encajar las piezas del puzzle y planteándome diversas hipótesis sobre el origen, funcionamiento y características de este universo. 
En la segunda parte, más convencional, aparecen las explicaciones, la solución del enigma. En algunos momentos estas explicaciones me han generado dudas, y la historia creo que se alarga un poco y le sobran algunas páginas, pero la parte final es sorprendente y el conjunto me ha dejado más que satisfecho.
Soy consciente que no estoy dando demasiada información sobre la novela, pero coincido con alguno de los compañeros que enlazo en la parte final de esta entrada, en que esta es una de aquellas historias en que es aconsejable entrar sin conocer demasiado el argumento para poder disfrutar al máximo de la experiencia que, en mi caso, ha sido satisfactoria. Espero haber despertado vuestra curiosidad.
Antes de terminar me gustaría comentar algo sobre la editorial. Ediciones el Transbordador es una de las nuevas editoriales (junto con Orcinny, Cerbero, Apache, SECC, Cazador de ratas, Dilatando mentes...) que han apareciendo en los últimos años y que están revolucionando el panorama editorial permitiendo que muchos autores y autoras puedan presentarnos sus creaciones. En este caso quiero destacar su colección de novelas breves Soyuz (que será objetivo de otra entrada), y la forma en que tratan de manera individual los libros que publican. Tengo tres libros de esta editorial y cada uno de ellos es diferente, tanto en encuadernación, como en tipografía, tamaño, diseño... como si hubiesen buscado las características físicas del libro que se adaptan más a la historia que contiene. Puede dar la sensación de poca planificación a nivel editorial y de poco cuidado, pero yo lo interpreto totalmente al contrario.

Otras opiniones de la novela: Origen cuántico, Pepe Fotón

lunes, 1 de mayo de 2017

The dispatcher - John Scalzi (english review)

Disclaimer: English is my third language,  so I want to apologize in advance for there may be mistakes in the text below. If you find any, please let me know so that I can correct it. I'd really appreciate it. Thanks. You can read this review also in spanish here.

Surely John Scalzi is the author of which I have commented more books on the blog; novel that publishes, novel that I read. Today I present to you a novella, The dispatcher, that doesn't follow his habitual line of work.

The plot is based on a surprising and inexplicable event: when a person is killed, after a few minutes his body disappears from the crime scene and appears naked in his bed alive and kicking. If you die of accident, illness or suicide this does not happen. Logically this causes major changes in society.
This premise allows Scalzi to create the figure of the Dispatcher, a killer who specializes in killing people just before they die from natural death or an accident. Although the figure is legalized and in principle controlled by an agency, it opens a wide range of possibilities of action of this occupation in no regulated and hidden situations. Scalzi squeezes this field of action and presents a great variety of situations, using his great imaginative capacity.
The story begins when a Dispatcher is kidnapped, and the police asks one of their companions for help in conducting the investigation.
I said at the beginning that this novel escapes its usual line, since it is a typical detective story, and Scalzi is specialized in Space-opera. As usual in his work, the story is explained mainly through the dialogue between the characters, Scalzi is a master in this resource. Humor, another specialty of the house, is also present, although less than in other of his books, and is more black humour.
In short, a very entertaining novella with a very original premise to which the author knows how to extract the juice (although it gives for much more, I would like to visit this scenario again). Totally recommended.

The dispatcher - John Scalzi

Seguramente John Scalzi es el autor del que he comentado más obras en el blog; novela que publica, novela que leo. Hoy os presento una novela breve, The dispatcher, que se escapa un poco de su línea habitual de trabajo.


La trama se basa en un suceso sorprendente y inexplicable: cuando una persona es asesinada, al cabo de unos minutos su cuerpo desaparece de la escena del crimen y vuelve a aparecer desnudo en su cama, vivito y coleando. Si mueres de accidente, enfermedad o suicidio esto no pasa. Lógicamente esto provoca cambios importantes en la sociedad.
Esta premisa le permite a Scalzi crear la figura del Dispatcher, un asesino especializado en matar a las personas momentos antes de que mueran por muerte natural o accidente. Aunque la figura está legalizada y en principio controlada por una agencia, se abre un amplio abanico de posibilidades de actuación de este oficio en en situaciones ocultas y poco reguladas. Es este campo de actuación al que Scalzi le saca jugo, y nos presenta una gran variedad de situaciones, usando su gran capacidad imaginativa.
La historia se inicia cuando un Dispatcher es secuestrado, y la policía pide ayuda a uno de sus compañeros para llevar a cabo la investigación.
Decía al principio que esta novela se escapa de su línea habitual, ya que es una típica historia de detectives, una novela negra, y Scalzi está especializado en Space-opera. Como es habitual en su obra, la historia se explica sobre todo a partir del diálogo entre los personajes, Scalzi es un maestro en este recurso. El humor, otra de las especialidades de la casa, también está  presente, aunque de forma controlada, y es más humor negro que en otras de sus novelas.
En fin, una novela breve muy entretenida, de lectura ágil, con una premisa muy original al que el autor sabe sacar el jugo (aunque da para mucho más, me gustaría leer mas historias ubicadas en este universo). Totalmente recomendable.

viernes, 28 de abril de 2017

Lo bueno si breve 6 - Premios de narrativa breve 2016

Nota: Esta es mi colaboración con la revista Supersonic nº7. Ya estáis tardando en descargarla, está llena de entrevistas jugosas, secciones interesantes y relatos espectaculares de Lavie Tidhar, Eduardo Vaquerizo, Mike Resnick, Susana Vallejo, Sergio Mars, Angela Slatter y Víctor Conde, entre otros.

En el artículo de este número voy a comentar los relatos y novelas breves premiados durante el año 2016. El elenco de los ganadores es una mezcla de autores veteranos y consagrados, autores y autoras que están en proceso emergente y empiezan a destacar dentro del panorama del género, y autores y autoras noveles pero que prometen mucho. He disfrutado mucho preparando esta sección, creo que lo he repetido en cada artículo, pero esta voy a intentar repetirla cada año, me encanta descubrir a nuevos talentos, y la carrera de algunos de los que aparecen por aquí voy a seguirla con atención.
Como de bien nacidos es ser agradecidos, antes de empezar quiero agradecer a los escritores que me han permitido leer su obra para poder incluir a todos los premios en el artículo, ya que algunos de los relatos y novelas que comentaré todavía no están publicados (pero espero que pronto lo estén). Vamos a ver qué tal ha ido la cosecha.

Los malos tragos es mejor pasarlos rápido, o sea que vamos a empezar por el Premio Nocte, que otorga La Asociación Española de Escritores de Terror. El ganador fue David Jasso, con el relato “Los peces”, perteneciente a la antología Donde Reside el Horror publicada por Edge. Todos los relatos de la antología están relacionados con los Mitos de Cthulu, pero no hace falta ser un gran conocedor de la obra de Lovecraft para “disfrutar” con el opresivo ambiente que recrea Jasso en su relato. Un comienzo más bien tranquilo y en apariencia inocente termina en una situación agobiante y un giro inesperado que me sorprendió. He leído varios relatos de este veterano autor zaragozano, su estilo me gusta mucho aunque siempre me han dejado mal cuerpo. Algún día tengo que aventurarme en sus novelas, pero reconozco que tengo algo de miedo, no me atrevo...las emociones tan fuertes no me van, seguramente continuaré conformándome con pequeñas dosis de su mala leche.

El premio Alberto Magno fue otorgado a “Ciudad nómada, rebaño miseria”, de Pablo Loperena. El world-building de esta novela breve es espectacular: En un futuro en el que el medio ambiente ha sido modificado de un modo programado, para que todos los materiales sean reciclados y la máxima extensión de superficie sea productiva, grandes ciudades circulan lentamente cosechando los productos vegetales que encuentran a su paso. Bajo las ciudades, siguiendo su ritmo, sobreviven con dificultad enormes rebaños de personas que viven de los restos y de la beneficencia, agrupadas en diferentes tribus, cada una con su cultura, sus reglas y los inevitables conflictos entre ellas. En un principio ubicarse en la historia no es fácil, pero Loperena consigue dar la información necesaria para ir descubriendo el escenario que plantea sin info-dumps, con un ritmo muy bien planeado. La historia termina de manera satisfactoria, pero creo que un universo tan bien logrado y lleno de detalles tiene que ser escenario de muchísimas más historias. Es ideal para una antología estilo fix-up, o para una novela coral. Pablo Loperena no es un completo desconocido, ha participado en diversas antologías de relatos, pero este es su primer gran éxito. Estoy convencido de que oiremos hablar de él en el futuro.

Del que sí hemos oído hablar, y mucho, durante este año es de David Luna, sin duda uno de los autores que más ha triunfado en 2016.
En septiembre ganó el premio UPC con “Éxodo”, una novela breve adictiva, de ritmo altísimo y que no da tregua al lector en ningún momento. En un futuro lejano la humanidad ha conseguido llegar a las estrellas y colonizar un planeta, pero la fauna y la flora autóctonas, de gran tamaño, no facilitan demasiado la labor. A lo largo de las generaciones, los grupos humanos han evolucionado hasta una estructura social y reproductiva parecida a la de una colonia de abejas o hormigas, con castas de guerreros, exploradores, clérigos, y una reina que tiene en exclusiva la capacidad reproductiva. La historia se centra en la migración que debe efectuar uno de los grupos hacia latitudes superiores del planeta para intentar compensar el incremento de la temperatura durante el cambio de estación. El narrador en primera persona de la novela es el jefe de seguridad de la colonia, y, aunque insiste en repetidas veces que los protagonistas son humanos, se me ha hecho difícil visualizarlos como tales debido a los cambios fisiológicos y de comportamiento que presentan, y por cómo se relacionan con los habitantes originarios del planeta. Una mezcla muy interesante de especulación, acción y misterio.

En noviembre David Luna también ganó el premio Domingo Santos con el relato “La fiebre”. La historia refleja una situación parecida a la de la novela que he comentado anteriormente, pero a la inversa. En este caso es la Tierra el escenario de una invasión de una raza alienígena que desemboca en una guerra brutal. El armamento nuclear y químico utilizado en la guerra ha generado un cambio climático en nuestro planeta, de forma que la temperatura ha subido tanto que la tecnología de los invasores está fallando y su fisiología está a punto de hacerlo. Aunque la historia se sitúa en un momento de tregua, la migración que deben emprender los alienígenas para buscar temperaturas más bajas creará situaciones de conflicto. Un escenario complicado para utilizar en un relato tan breve, pero Luna consigue con éxito crear un ambiente de tensión, desesperación y claustrofobia. A mi me gustó mucho y estoy seguro que a James Lovelock le encantaría. 

El Ignotus a la mejor novela corta se lo llevó “Naturaleza humana”, de César Mallorquí, presente en su última recopilación de narrativa breve Trece Monos, publicada por Fantascy. Ya había comentado esta novela en una edición anterior de esta sección que trataba sobre el premio UPC, ya que recibió la mención del jurado de este premio en 2012. La historia es una distopía con toques de space-opera y estructura de thriller. En una sociedad marcada por la guerra con unos alienígenas muy combativos, una psicóloga es reclutada por el ejército para buscar fallos de seguridad en la jerárquica estructura militar. Su investigación la llevará a plantearse los motivos de la guerra y sus consecuencias en la sociedad en la que vive. La trama mantiene la intriga durante gran parte de la historia, pero parte de la resolución la vi venir de lejos. Aún así, una lectura totalmente recomendable.



El Ignotus al mejor cuento fue para “La bestia humana de Birkenau”, de Sergio Mars. La historia da una vuelta de tuerca más sobre los horrores que cometieron los nazis en los campos de exterminio, con algunas reflexiones interesantes sobre la compasión, la redención y la humanidad. Está bien escrito, pero no me emocionó, ni tocando el tema escabroso que toca (lamentablemente, creo que estamos un poco inmunizados en este tema). En una segunda lectura me ha gustado más que la primera vez, pero continúa sorprendiéndome su elección, ya que cuando leí la antología en la que se publicó el relato, Mariposas en el oeste, no consideré que fuera uno de los relatos a destacar.



En cambio “Llers 1939”, de Enric Bassegoda, ganador ex-aequo del premi Ictineu de relato, sí que fue el que me gustó más de la interesante antología Catalunya Mítica, publicada por Orcinny Press. En un relato muy correcto Bassegoda utiliza un mito vampírico catalán, el del Conde Estruc, y lo sitúa en un contexto de caos como el que fue la Guerra Civil para justificar un hecho histórico espectacular. Un debut muy prometedor.
 El otro ganador fue Hugo Camacho por su relato “Compartiu, siusplau”, publicado en la revista Catarsi nº 17. En muy pocas palabras, y de forma muy hábil, Camacho presenta la posibilidad de que las personas descarguen su consciencia en las redes sociales, y plantea la situación de qué pasaría si esas redes sociales cerrasen sus servidores. La historia está estructurada como una entrada en facebook y sus comentarios correspondientes, que van desde un apoyo sin fisuras a el odio más exacerbado. Seguramente esto pasa más en twitter que en facebook, pero la historia funciona perfectamente y se me ha hecho cortísima. Es el segundo relato muy interesante (y diferente) que leo de este prometedor escritor, y activo traductor y editor.

En los tres grandes premios internacionales cabe destacar el gran éxito de las autoras, a diferencia de lo que ha pasado en nuestro país este año (y en  años anteriores, para que engañarnos). Creo que esta tendencia en los próximos años va a cambiar, ya que muchas editoriales nuevas están optando por el formato breve más que por la novela, y cada vez más autoras están publicando, por tanto habrá más posibilidades de que haya ganadoras.

En novela breve (novella) la gran ganadora ha sido Nnedi Okorafor con “Binti”, que se ha llevado el Hugo y el Nébula. La ambientación de la historia es muy interesante. Una joven muy inteligente perteneciente a una minoría étnica viaja desde la Tierra al planeta donde está ubicada la universidad más importante del Universo. En su viaje va a encontrarse con una situación problemática, que lamentablemente se resuelve utilizando el azar y las coincidencias, cosa que provocó que no terminara de convencerme. Aún así el universo que plantea despertó mi curiosidad, y di una oportunidad a la continuación, en la que corrige algunos de los fallos que detecté en la primera parte. Aunque no sea la mejor novela que he leído y su elección levantó alguna controversia, os la recomiendo para introduciros en el universo que plantea y así poder continuar con la historia, que mejora claramente. Aunque estoy seguro que aparecerá tarde o temprano un volumen recopilatorio de todas las novelas de Binti, o sea que podéis esperar.

El Locus lo ha ganado “Slow Bullets”, de Alastair Reynolds. En la línea a que nos tiene acostumbrados este excelente autor galés, presenta una historia de space-opera muy entretenida. Las slow bullets son dispositivos electrónicos que se introducen en el cuerpo de los soldados y que contienen información sobre su historia y expediente, y permiten identificarlos y localizarlos. La protagonista de la novela es una soldado que lucha en una guerra interplanetaria y, después de tener un encontronazo con una patrulla enemiga y quedar herida, despierta en una cápsula de hibernación de una nave con problemas de funcionamiento, junto con varios centenares de personas, de las que no se sabe su origen ni afiliación. La historia se centra en las relaciones entre estos viajeros, que no se conocen, mientras intentan sobrevivir y entender cómo han llegado hasta allí. Tangencialmente también trata de los conflictos religiosos, la redención y la supervivencia, la individual y la de la especie. Muy apropiada para introducirse en la obra de este autor sin entrar en las grandes sagas que acostumbra a proponer.

En relato largo (novellette) la cosa ha estado más repartida. El Nébula ha sido para Sara Pinsker con “Our lady of the open road”. La historia muestra un futuro cercano muy pesimista en el que la tecnología acaba provocando que las relaciones entre las personas sean cada vez más escasas. Los protagonistas son una banda de rock que malvive tocando de pueblo en pueblo viajando por carreteras secundarias en su vieja y maloliente furgoneta. Destaca más la ambientación que la historia que nos cuenta, y la mayoría de las tecnologías que destacan en la historia creo que las vamos a ver más pronto que tarde. Me ha gustado, pero no considero que sea un relato excepcional.
El Locus ha sido para “Black Dog”, un relato de Neil Gaiman ambientado en el universo de American Gods, y que podréis encontrar en la antología Material Sensible, publicada por Salamandra con traducción de Laura Fernández. Es una historia típica de Gaiman, con un misterio antiguo presente en la vida cotidiana de los protagonistas. Ha sido un placer volver a caminar con Shadow, pero creo que para disfrutar de la historia tienes que haber leído American Gods, y eso es un lastre. El estilo de Gaiman siempre me ha gustado, pero este relato se me ha hecho un poco largo.
La ganadora del Hugo ha sido Hao Jingfang, con el relato “Folding Beijing”, traducido por Ken Liu, gracias al cual vamos descubriendo el interesantísimo panorama de la literatura de ciencia ficción y fantasía que se está produciendo en China. Este relato va a aparecer en la antología Planetas Invisibles, que Lee Runas publicará en otoño de 2017. La historia plantea una situación dantesca de exceso de población y escasez de recursos, y el uso de una solución radical: la ciudad de Beijing se pliega y gira sobre sí misma para conseguir alojar al máximo de personas, en tres niveles diferentes que no comparten ni tiempo ni espacio, ya que cuando unos están activos, los otros están sedados. El planteamiento es interesante, muy triste la segregación social con la que especula la autora, pero tiene un cierto tono inocente, ingenuo, que ha provocado que no me acabe de convencer del todo.

Para terminar, los premios de relato corto (short story), que precisamente podéis encontrar en el número 5 de esta revista, con traducciones de Marcheto y Arrate Hidalgo. El Locus y el Hugo fue para “Cat pictures please”, de Naomi Krtizer. La historia está narrada desde el punto de vista de una IA consciente de su existencia y que intenta ayudar a los humanos a través de sus acciones, más o menos evidentes, previo pago de fotos de gatitos. Muy divertido, y te hace plantear muchas de tus acciones por la red.
El Nébula fue para “Hungry daughters of starving mothers”, de Alyssa Wong. Este de divertido no tiene nada. Lo considero un relato de terror, que presenta un interesante y original método de leer, captar y alimentarse de los pensamientos que presentan una especie de vampiros mentales que conviven con nosotros. La idea es tan buena que da para una historia de más extensión, yo me he quedado con ganas de más, sin duda.

En fin, una buena cosecha la de este año, que me ha servido como excusa para descubrir nuevos mundos, personajes y autores. Esperemos que el 2017 como mínimo mantenga el nivel. !Salud y buenas lecturas!

martes, 25 de abril de 2017

Crónicas del fin - Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina

Un día cualquiera el cielo se rompe y de la fractura resultante empiezan a caer sobre la tierra hordas de monstruos ansiosos de sangre que acompañan a grandes leviatanes kilométricos que surcan la atmósfera oscureciendo la superficie con su sombra. 
La tierra está destruida, y los pocos supervivientes viven en un escenario post-apocalíptico en el que la presencia de los monstruos ha provocado que exista la magia y que algunos de los seres humanos hayan mutado y presenten características especiales.  
Este es el oscuro y aterrador escenario de las Crónicas del Finel nuevo proyecto del dúo creativo formado por Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina. 
De momento se han publicado dos entregas de esta serie en forma de novela breve, y cada pocos meses los autores publicaran un nuevo capítulo de la historia hasta llegar a las cinco entregas de que va a constar el libro. La tercera parte, Testamento, aparecerá en breve.
Las dos novelas están protagonizadas y narradas desde el punto de vista de un personaje diferente, aunque están claramente conectadas. No sé si utilizar un narrador diferente será una tónica habitual en las siguientes entregas, o serán estos dos los personajes  a través de los que seguiremos la historia. No sé si acaba de convencerme este formato folletinesco, me parece una continuación de la mala leche que destilan los dos autores en las páginas de las novelas, una tortura innecesaria para los pobres lectores que nos hemos quedado con ganas de más.


En la primera historia, El cielo roto, conoceremos a Adra, una cazadora de monstruos que con su sable y su arma lanzadora de hechizos, acompañada por el galgo Winston, recorre los páramos de este mundo post-apocalíptico. Aterrizamos en medio del mundo que han ideado Cotrina y Campbell sin ninguna información, en algunos momentos puede parecer difícil situarse, pero hábilmente los dos autores irán introduciendo todas las explicaciones necesarias.
En la segunda novela, El dios en las alturas, ubicarse es más fácil, ya conocemos muchas de las características del escenario, aunque los autores no paran de introducir nuevos detalles y nuevas situaciones. El narrador es Gale, un joven que ha estado internado en un complejo en el que se ha experimentado con humanos que han sido modificados por la presencia de la magia en el mundo.

Para encontrar algún pero a este fantástico proyecto comentaré que he quedado un poco abrumado por la gran cantidad de monstruos y personajes con poderes que aparecen, sobre todo en la segunda parte. No da tiempo a acomodarse y si esto continúa a este ritmo creo que puede llegar a ser excesivo. 

En definitiva, una lectura totalmente recomendable. La trama es un derroche de imaginación y originalidad, está llena de buenas ideas y aderezada con mucha acción, violencia y un poquito de sangre. El ritmo es trepidante, y el sentido del humor negro y ácido es el detalle final de una lectura ágil, entretenida y muy adictiva. Si a todo esto le añadimos el espectacular trabajo de la ilustradora Libertad Delgado en las portadas, no sé a que estáis esperando a probar la primera parte de la historia, estoy seguro que no os arrepentiréis.


Otras opiniones: Entrevista realizada a los autores en Neo Nostromo , Origen cuántico

viernes, 21 de abril de 2017

Afrofuturo(s) - Diversos autores

Si hace cinco años me dicen que habría leído decenas de relatos de autores asiáticos y que en mi top-ten de autores habría dos escritores de origen chino no me lo hubiese creído.  La irrupción de autores y autoras de origen asiático en el género es un hecho, tanto a nivel internacional ( sólo hace falta mirar la lista de nominados o ganadores de los tres grandes premios del género) como a nivel nacional (la publicación de la antología Planetas Invisibles y de la obra de Ken Liu y Liu Cixin, por ejemplo).
En mi caso esto ha generado que esté mucho más abierto a explorar la obra de autores procedentes de países y culturas diferentes. Por eso cuando descubrí en Lektu la antología de relatos de autores africanos Afroturo(s), publicada por 2709 books, no lo dudé ni un instante. Mis lecturas de autores africanos o relacionados con el afrofuturismo se limitaban a Nnedi Okorafor y sus novelas sobre  Binti, y N K Jemisin y su saga de The broken earth.
El libro está formado por cinco relatos bastante breves,  elegidos entre los que forman parte de la antología Afrofuture(s) publicada por el colectivo de autores africanos Jalada. La traductora de todos los relatos es Alejandra Guarinos. La lectura ha sido interesante, muy recomendable, hay un par de relatos muy buenos, pero en ningún caso he tenido la sensación de estar leyendo algo excepcional y que descoloque mi top-ten, como me pasó con los primeros relatos que leí de Ken Liu o Liu Cixin.
El primer relato es Descubriendo el viaje en el tiempo, de Suleiman Aghbonkhianmen. El relato sigue el interrogatorio al que es sometido un científico que manifiesta que ha viajado en el tiempo llevado a cabo por un policía escéptico que lo acusa de destrozar una instalación científica del gobierno. El relato es entretenido, pero tiene un tono inocente característico de la ciencia ficción clásica que no me ha acabado de convencer.
El que me ha gustado más es El dragón no puede bailar, de Sheree Renée Thomas. La historia se basa en una tecnología que permite que el movimiento que realiza una persona lo imite otra persona que está a mucha distancia. La protagonista es una bailarina y coreógrafa que colabora con una estrella del Pop. El estilo muy poético de la autora y el final del relato me han encantado.
Ivor W. hartmann presenta en el entretenido relato La última transmisión un futuro pesimista en el que la humanidad ha desaparecido de nuestro planeta debido a las catástrofes generadas por el cambio climático. Millones de años después otra especie inteligente recibe las transmisiones del último humano superviviente. Este estilo de historias me interesan mucho, y por eso le perdono algunos aspectos científicos poco creíbles.
Continuum, de Zak Waweru es un relato muy crudo, extraño, confuso y demasiado breve para lo que muestra pero no acaba de explicar. La protagonista es una mujer que participa en un proyecto para determinar la capacidad de resistencia de los seres humanos. Deja demasiadas cosas en el aire, aunque me ha dejado intrigado.
El último relato de Ytasha L. Womack es tan extraño como su nombre: Para chicas digitales que beben tónica en el bar cuando Purple Rain no basta. Es una historia que mezcla la obsesión por las redes sociales con una tecnología que permite guardar la memoria de las personas para consultarla una vez la persona ha muerto. ¿Os viene a la cabeza Black mirror? Interesante, pero un poco confuso al final. Me he quedado con la sensación que me faltaba información, pero me ha gustado.
En definitiva, una antología interesante que permite conocer algunas de las voces que escriben ciencia ficción provenientes del continente africano. Algunas de los autoras me han sorprendido, y voy a estar pendiente de su carrera.

jueves, 20 de abril de 2017

Bestiari - Diversos autors

Bestiari és la darrera antologia de relats que ens presenta Edicions SECC. Ja vaig comentar el seu primer projecte Històries de les terres Albes. La diferència entre aquests dos llibres és que Bestiari és una antologia temàtica; els autors han escrit relats sobre diferents bèsties pertanyents a la nostra mitologia i les nostres llegendes antigues. Fa un parell d'anys Orcinny ja havia fet alguna cosa similar amb l'antologia Catalunya mítica.
Tot i tenir una temàtica comuna els relats són molt diferents, i l'enfocament que en fan els diversos autors també, això genera una irregularitat en el conjunt, molt típica d'aquest estil de recull de relats. Les il·lustracions van a càrrec de Meritxell Ozcáriz i Bernat Gómez, i en Jordi de Manuel fa el próleg. 

Començo per la part negativa: crec que hi ha algunes errades de plantejament. Per començar algunes de les bèsties són massa similars, i crec que faria falta una  breu explicació prèvia o posterior de l'ésser mitològic del que tracta la història. La majoria els coneixia, però alguns els he hagut de buscar per poder situar-me correctament en el relat.
També crec que la llargada dels contes no acaba d'ajudar. En la majoria de relats tinc la sensació de que el final és massa abrupte, que haguessin fet falta un parell de pàgines més per poder desenvolupar millor la història. I per acabar, l'ordre dels relats també el retocaria. Està fet per estricte ordre alfabètic de l'ésser sobre el que parla la història, i d'aquesta manera els relats no acaben de quedar ben repartits, ni per temàtica ni per qualitat.

Passo a comentar els relats que més m'han arribat, que han aconseguit tocar alguna cosa, ja sigui per com estan escrits o per algun detall de la trama o el plantejament que m'hagi interessat molt. La resta no ho han aconseguit, però no per això els classificaria com a mals relats.

Hi ha un parell de relats que, amb estils diferents,  juguen d'una manera força interessant i molt hàbil connectant dues històries entre el passat i el present per crear una història de misteri, com són Malefica non patieris vívere, de Ignacio J. Borraz i El cas Post-it, de Silvia Romero.

Altres relats prenen com a punt de partida la guerra o el conflicte entre l'ésser humà i les bèsties mitològiques, com El cor de les pedres, de Sergi G. Osset, un cru relat sobre l'opressió a que estan sotmesos els ogres  treballant a les mines i com es rebel·len. He trobat molt interessant la manera de relacionar el conflicte entre el món mitològic i el real  amb el món dels videojocs en el relat L'hora dels Gambusins, de Sergi Álvarez. Moltes vegades he portat mainada a caçar gambusins... si arribo a saber que tenen la mala llet que ens mostra l'autor en aquest relat... sort que no en vam trobar mai.

Alguns relats han volgut donar un aspecte diferent a la bèstia que els tocava, i han donat un enfocament de ciència ficció. Refugiats d'Alicia Gili és potser el relat que marxa més de la norma, i presenta un escenari molt interessant de viatges entre universos paral·lels i una ambientació distòpica. No coneixia la Ginebreda, i ara la veig com si fos en Groot de la pel.lícula Guardianes de la galaxia.
He trobat molt encertada la comparació entre els minairons i la nanotecnologia en el relat Projecte minairó, d'Edgar Cotes. És un relat força entretingut i que utilitza recursos diferents, amb un format més modern que la resta. 

En definitiva, una antologia força interessant que serveix per descobrir a noves veus de la narrativa de gènere catalana, amb relats diversos en temàtica i en qualitat, molt recomanable pels aficionats a les llegendes i la mitologia. Continuaré pendent dels nous projectes d'aquesta jove editorial.