martes, 23 de enero de 2018

Simulaciones de vida - Enric Herce

NOTA: Esta es una actualización de la entrada sobre Simulaciones de Vida (que realicé hace tres años) debido a la publicación de esta estupenda novela en castellano por la editorial Wave Books, con traducción del propio escritor. Como veréis, por una vez la intuición me ha funcionado.

Me hace ilusión este año traer algo más de literatura escrita en catalán al blog y decidí probar (después de chafardear toda la oferta editorial en mi librería favorita) con Simulacions de Vida, de Enric Herce. 
La novela está situada en un futuro cercano muy parecido al nuestro, pero el autor va mostrando pequeños detalles de nuevas tecnologías que indican claramente que no estamos en nuestra época. Creo que presentar el world-building no es la preocupación principal de Herce, nos va mostrando las diferencias con nuestra realidad con cuentagotas y como si no fueran importantes para la trama. 

La principal tecnología, protagonista de la historia, es el log. Un log es un aparato electrónico portátil que permite la comunicación con otros aparatos, funciona como gps, permite transacciones económicas, controla otros dispositivos electrónicos... Es una evolución de los smartphones que llevamos todos en el bolsillo, vaya. Hace unos 15 años este aparato podría resultarnos sorprendente, ahora me ha parecido un siguiente paso bastante lógico de lo que podríamos usar dentro de pocos años al ritmo que avanza este tipo de tecnologías. 
Cada capítulo está encabezado por un acrónimo relacionado con lo que va a contar (un punto interesante) y narrado desde el punto de vista de un protagonista diferente. Pocos de los protagonistas repiten capítulo, de forma que la trama avanza de manera tangencial a los personajes, cosa que en algún momento dificulta captar la globalidad de la historia. A mi me ha gustado este recurso, pero puedo entender que sea un factor que provoque que algunas valoraciones no sean tan buenas como la mía.
La mayoría de personajes están relacionados entre ellos, también de una forma tangencial y la manera cómo Herce lo ha ideado y lo vamos descubriendo es de lo que más me ha gustado y valoro de la novela. He disfrutado mucho más de la lectura de la presentación de la trama y los personajes que de la resolución, un poco precipitada para mi gusto.
He estado dudando de calificar la novela como fix-up, porque los capítulos tienen una entidad bastante independiente (y destaco la capacidad del autor de crear una historia de cada personaje en tan pocas páginas), pero lo he descartado porque creo que tienen demasiada relación entre ellos, sobretodo hacia el final de la novela. 

Total, que la historia me ha gustado mucho y aunque la parte final no me ha convencido del todo, os la recomiendo sin ninguna reserva. Voy a estar pendiente de las próximas publicaciones de Enric Herce, y incluso me atrevo a proponerle que se plantee una traducción al castellano de la novela para que pueda llegar a más público; creo que tiene suficiente gancho y calidad para intentarlo (y si hay por aquí alguna editorial avispada y en busca de nuevos autores, también se lo recomendaría).

sábado, 20 de enero de 2018

El portal de los obeliscos - N.K. Jemisin


Es bastante habitual que el segundo libro de las trilogías sea el más flojo, que sea un interludio entre la presentación y la culminación de la historia. He escrito bastantes entradas en el blog que podrían ser un buen ejemplo, pero la de hoy claramente no. El portal de los obeliscos, la segunda parte de la trilogía de la Tierra Rota, de N.K. Jemisin, me ha gustado más que la primera parte, La quinta estación. No me sorprende que haya ganado el premio Hugo a la mejor novela, igual que su antecesora, hecho muy extraño reservado solo a las andanzas de Ender y a las de Miles Vorkosigan
La historia es muy especial, por lo que cuenta y por como lo cuenta. El estilo de la autora es particular, con mucha importancia de las frases cortas y el uso de la segunda persona para narrar las aventuras de uno de los personajes que desconcierta un poco al principio.
Aunque lo más especial seguramente es el escenario que ha creado Jemisin. La Quietud es un mundo sometido a impresionantes fuerzas tectónicas que provocan muy a menudo fenómenos geológicos catastróficos que generan  las Estaciones, períodos de escasez en los que cada comunidad debe sobrevivir de manera independiente. Gran parte de la cultura de este mundo está basada en esta supervivencia, y incluso existen consejos y procedimientos establecidos para actuar rápidamente y con eficacia en estas situaciones. Algunos de los habitantes de este mundo, los Orogenes, tienen la capacidad de percibir, encauzar y modificar las fuerzas tectónicas. Sus poderes generan terror en la población normal, y su existencia sólo es permitida si están sometidos y controlados. La primera novela se inicia en el comienzo de una de estas estaciones.

Ojo, a partir de este momento hay algún spoiler de la primera parte, pero no de la segunda.

La historia al principio pierde la frescura y la sorpresa de las diferentes voces que tenía la primera parte, y dado que todos los personajes acaban coincidiendo en Castrima, la extraña comu que acoge tanto a orógenes como a táticos, también el escenario se reduce. Pero Jemisin nos sorprende con la inclusión de nuevos personajes (a destacar la historia de Nassun, la hija perdida de Essun) y de nuevos misterios y conspiraciones para desentrañar. Me ha gustado mucho el toque "científico" que le da al origen de la situación que se plantea en la historia y que en algunos casos me hace dudar si ver esta novela como fantasía o como ciencia ficción.
El primer volumen lo leí en inglés y tenía mucha curiosidad por ver si la traducción mantenía otra de las gracias de la novela, la riqueza del vocabulario y el uso del argot relacionado con la orogenia y la geología. David Tejera ha hecho un trabajo fantástico en este aspecto, y no ha debido ser fácil.


En definitiva, si os gustó la primera parte estoy convencido que El Portal de los Obeliscos no os decepcionará: personajes fuertes, una historia llena de misterios, acción emocionante pero con mesura (aunque los orógenes gestionen poderes espectaculares) y todo situado en un espectacular universo del que sólo vemos una parte. Tengo muchas ganas de leer The Stone Sky, la culminación de la saga, aunque me escama que las valoraciones sean más bajas que las de las dos novelas anteriores... Espero que en breve aparezca por aquí.


sábado, 13 de enero de 2018

Marfil - Mike Resnick


A finales de noviembre tuve la suerte de poder asistir a la primera CatCon. Uno de los invitados de honor era Mike Resnick, autor que me ha enamorado con los pocos relatos suyos que he leído y con la recientemente publicada Kirinyaga, que considero una de mis mejores lecturas de 2017. Durante el transcurso de una interesante entrevista le pidieron que recomendara alguna de sus novelas, y el título y el argumento de una de las que mencionó, Marfil,  me llamó mucho la atención. Decidí buscarla para poder leer algo más de este prolífico autor y maté dos pájaros de un tiro, porque adquirí el libro de segunda mano a través de Iberlibros, una página de la que había leído buenas críticas y que quería probar, y con la que he quedado muy satisfecho a nivel de servicio y de precio. Mal descubrimiento para mi economía.

El libro está formada por un conjunto de relatos que siguen el rastro durante milenios de un par de colmillos de elefante del Kilimanjaro. Está ubicado en The Birthright universe, un universo en el que Resnick sitúa la mayoría de sus novelas y relatos de ciencia ficción, un paraguas inmenso que abarca toda la galaxia y una linea temporal de miles de años en la que la humanidad se ha expandido por la galaxia y, aunque ha encontrado muchas especies alienígenas, es la raza dominante.  
La trama se inicia en el año 6000 de la era galáctica, cuando un investigador de una revista especializada en estudios zoológicos recibe el encargo de descubrir el paradero de los colmillos por parte del que se denomina el último Maasai. Fascinado por la historia, el investigador se sumerge en un recorrido a través de los siglos de la historia de la humanidad en pos del paradero del marfil. Visitaremos así partidas de cartas con apuestas millonarias, cazaremos en la calurosa sabana africana, lucharemos en jihads planetarias y conoceremos a piratas estelares y a muchas razas alienígenas.
Los relatos que sitúan los colmillos en diferentes situaciones se intercalan con interludios en los que se nos muestra como evoluciona la relación entre los dos protagonistas. 
La estructura en relatos y la presencia importante de la cultura africana puede llevar a pensar que tiene ciertas coincidencias con Kirinyaga, pero Marfil, aunque también tiene momentos emotivos, presenta mucha más variedad y tiene un tono mucho más inocente, no tiene tan mala leche. Es una buena novela, pero no es una obra maestra como Kirinyaga, eso si, es una buena muestra del estilo del autor: importancia de los diálogos, un misterio de fondo muy atractivo y mucha importancia de los sentimientos de los protagonistas en la trama.
Me ha sorprendido la importancia que da en la historia a la conservación del pasado: museos, exposiciones, registros... no es un aspecto que aparezca a menudo en obras situadas  en futuros tan lejanos. 
La novela tiene 30 años, y eso se nota en algunos detalles que me han sacado a veces de la historia. Sobre todo hacen referencia al uso de la computadora que utiliza el protagonista para hacer la búsqueda: la propia palabra computadora, cómo responde con educación a todas las peticiones, el largo tiempo de espera para encontrar los resultados (que le va muy bien a Resnick para unir las piezas de la historia)... Con ciertos retoques en la traducción creo que es una novela a tener en cuenta para la reedición aprovechando el rebufo del éxito de Kirinyaga.
En resumen: una historia variada con el estilo particular de Rescnick, con muchos escenarios y protagonistas, emotiva a veces, divertida otras, y algo inocente la mayoría del tiempo. Os la recomiendo sin ninguna duda, aunque sea difícil de encontrar.

domingo, 7 de enero de 2018

Autonomous - Analee Newitz

Para seguir las tradiciones voy a romper durante la primera semana algunos de los propósitos que me hice para este año en el blog y voy a comentar otra novela que hace poco que se ha publicado: Autonomous, de Analee NewitzLa novela viene precedida de muchas críticas favorables y de blurbs de autores relevantes recomendándola (Stepehenson, Gibson y Beukes, por ejemplo).

Es una novela atractiva, con mucha variedad de situaciones y algunos planteamientos realmente originales. La historia sigue dos tramas diferenciadas que inevitablemente confluyen en la parte final. Una de las protagonistas es Jack, una pirata farmacéutica que fabrica drogas y medicamentos a partir de las fórmulas originales patentadas para que puedan llegar al máximo de población y no sólo a los favorecidos económicamente. Una de las drogas que ha copiado recientemente está provocando patrones muy extraños de adicción que incluso están llevando a la muerte a los que la consumen. A partir de ese momento inicia una carrera contrarreloj para encontrar un remedio y para que la farmacéutica responsable de la fórmula original se haga cargo de las consecuencias. La segunda parte de la trama la protagonizan un par de agentes de la policía de propiedad intelectual, un humano y un robot, que seguirán la pista de Jack. Ambas tramas se ven aderezadas con flashbacks de los protagonistas que nos ayudaran a conocer su historia y la de la época en la que se desarrolla la acción (aunque con poco detalle, es una lástima que no haya profundizado más en este aspecto, pero creo que no era el objetivo de la autora).
Uno de los puntos más importantes de la historia es como analiza la identidad y la individualidad, que es lo que nos hace ser quien somos y hacer lo que hacemos, y lo trata desde diversos puntos de vista: hay robots autónomos capaces de tomar sus decisiones, robots que deben obedecer órdenes durante un largo periodo de tiempo antes de lograr ser autónomos, y, lo más deprimente, seres humanos que se han (o los han) vendido y se comportan como esclavos de otras personas. Otros aspectos que me han llamado la atención de la sociedad futura que refleja Newitz son el uso de las drogas para modificar ciertas conductas, algunos detalles de la robótica asociada a la trama (cómo el uso de cerebros humanos exclusivamente para reconocer expresiones faciales) y la importancia de las patentes y la propiedad intelectual. 

En el aspecto negativo, coincido con la valoración de mi compañera Leticia de Fantástica Ficción en que hay muchos aspectos de la historia demasiado cercanos a lo que nos encontramos en nuestra época, o que podremos encontrar fácilmente en pocas décadas en el futuro, considerando que la historia se sitúa en 2140. 
Aunque la historia tiene muchísimas cosas interesantes y he disfrutado bastante de la lectura, no me ha acabado de enganchar, no me he sentido atrapado en ningún momento. Es una percepción muy personal, no que la historia no tenga ritmo, que lo tiene, y la estructura está diseñada para que la lectura sea dinámica y creo que lo consigue. Puede que sea la época del año que lo he leído, con poco tiempo para leer y muchas interferencias. 
Aunque mi experiencia no ha sido cien por cien satisfactoria, creo que tiene muchos números para estar situada en las listas de candidatas de los premios importantes del próximo año, y no me extrañaría tampoco que la viéramos aparecer pronto traducida en España. 

martes, 2 de enero de 2018

Shadow sun seven - Spencer Ellsworth


Hace pocos meses comentaba en el blog el comienzo de una prometedora trilogía de ciencia ficción: Starfire, escrita por Steven Ellsworth y publicada por Tor. Empezar sagas de novelas cortas es más fácil que empezar sagas de grandes tochacos. La primera entrega, A red peace, me sorprendió gratamente gracias al original y enigmático universo que presenta, a los giros inesperados en la trama y a la frescura de sus dos protagonistas principales.
La historia nos sitúa en una galaxia diferente a la nuestra en la que conviven diversas especies alienígenas. Los humanos hasta hace poco han dominado la galaxia gracias a la tecnología de una raza alienígena desaparecida, los Jorianos, pero los híbridos entre Joriano y humano que clonaban en tanques para utilizarlos como soldados han organizado una revolución y la han ganado. Se inicia entonces una paz sangrienta, en la que los humanos estan siendo aniquilados sin compasión por los vencedores. Hay ciertos toques de predestinación de los protagonistas más típicas de las novelas de fantasía que se suman a las buenas ideas relacionadas con el transporte entre las estrellas, el armamento y las diferentes razas alienígenas.

Los dos protagonistas principales siguen historias que acaban convergiendo en un final sorprendente y que me dejó muy buen sabor de boca, por tanto cuando pude le hinqué el diente a la segunda parte de la saga, Shadow sun seven.
Lamentablemente no podré repetir todos los elogios que recibió su predecesora, es un típico caso de segunda parte de saga, con mucho relleno y que se podría haber solucionado con pocos capítulos en el siguiente volumen. No se solucionan los misterios principales que se dejaban en el aire en la primera entrega, aunque se añaden algunos de nuevos, y los protagonistas, tanto los principales como los secundarios, que me habían gustado tanto los he encontrado forzados y mal utilizados. Creo que funcionaban mejor cada uno por su lado que no con un objetivo común. 
En la primera parte se comenta que hay una raza que está consumiendo diversas estrellas de la galaxia, sumiéndola en una oscuridad permanente. Los protagonistas han recibido información que una persona que ha sido capaz viajar y volver de esta parte de la galaxia está presa en una enorme nave biológica, utilizada antiguamente como prisión y ahora como escenario de luchas entre gladiadores. La trama principal es el intento de rescate de este viajero.

No negaré que la historia sea entretenida y que presente buenas ideas, como la estructura de las descomunales naves biológicas, o las costumbres reproductivas de algunas especies alienígenas, pero el conjunto es un poco decepcionante viniendo de una primera parte tan interesante.
Lo más destacable del libro son el prólogo y el capítulo final, que deja suficientes cosas interesantes en el aire en un cliffhanger espectacular para que me queden algunas ganas de continuar con la saga con el tercer volumen, Memory's Blade, que saldrá en febrero.